article

LO QUE DEBEN SABER SOBRE EL DOLOR OCULAR EN NIÑOS

Empecemos con las causas comunes del dolor ocular en los niños. Entre dichas causas destacan la sequedad ocular, cuerpos extraños o abrasiones corneales, conjuntivitis alérgica o infecciosa, blefaritis (inflamación del margen del párpado), sinusitis y pestañas giradas. Las causas raras son enfermedades oculares como el glaucoma (una enfermedad con alta presión ocular) y la uveítis (inflamación de la úvea o el revestimiento medio del globo ocular y el iris); cabe agregar que estas causas suelen ir acompañadas de cierto grado de enrojecimiento de los ojos.

 

Con respecto a los casos de dolor ocular sin enrojecimiento en los niños, la mayoría pueden tener un origen “funcional”, lo que significa que no se puede identificar una causa. En un estudio publicado en Nueva York, se encontró que el 91% de un grupo de 80 niños de entre 2 y 6 años de edad no tenía una causa conocida de sus dolores oculares (sin enrojecimiento o disminución de la visión). Sin embargo, todos los casos de dolor persistente en niños merecen atención para descartar posibles afecciones, ya que los pequeños pueden tener dificultades para comunicar sus sensaciones oculares a los padres.

 

Además del dolor en los ojos, que es probablemente la única forma en que muchos niños pueden describir sus sentimientos, las descripciones de la agudeza o el embotamiento del dolor también son relevantes. El dolor agudo puede compararse con los pinchazos, mientras que el dolor grave se contrae. El dolor ocular genuino suele ir acompañado de otros signos, como parpadear y cerrar el ojo por completo, lo que se presenta cuando un cuerpo extraño entra en el globo ocular. Un punto que puede arrojar luz sobre la gravedad de la situación es preguntar al menor el nivel del dolor en una escala de 1 al 10. Otros signos de angustia como llorar y no querer jugar demostrarán aún más la severidad. El ojo acuoso, la secreción ocular, el  frotamiento e incluso la disminución de la vista pueden ser observaciones asociadas que ayudarán a identificar la causa.

 

Narrar la experiencia con los padres y con un oftalmólogo pediatra en Mérida es importante en cualquier proceso de diagnóstico. En casos de traumatismo, muchas veces la historia no es completamente clara, ya que el niño puede estar demasiado angustiado. Si se han involucrado objetos, como un lápiz o una bola apuntando al ojo, es importante revisar los artículos del incidente. Pongamos un ejemplo de la vida real para corroborar dicha importancia: un lápiz de plomo con una punta rota se puede convertir en una pista relevante para identificar una partícula negra alojada en el blancor del ojo; de no hacerse tal identificación, cualquier fuerza adicional podría haber  creado una lesión ocular penetrante. Pongamos otro ejemplo: los rasguños en la córnea con una pelota de tenis fangosa que impactó en el ojo pueden indicar un mayor riesgo de infección microbiana de un tipo en particular (llamada microsporidia), por lo que se necesita mayor vigilancia y tratamientos específicos.

 

Ahora bien, un niño que tiene antecedentes de afecciones alérgicas, como el asma y el eccema, es más probable que sufra de conjuntivitis alérgica. Por otro lado, si uno o más miembros de la familia o amigos del grupo de juego sufren de conjuntivitis infecciosa (más comúnmente viral), naturalmente existe una mayor probabilidad de que el niño haya contraído la misma infección. La blefaritis (inflamación del margen del párpado) puede ser sutil cuando es leve, ya que es posible que el niño y su familia no puedan observar ningún signo. En el examen realizado por un oftalmólogo, a menudo las glándulas de meibomio (glándulas sebáceas) del margen del párpado se verán algo agrandadas e inflamadas. Una pista puede ser la aparición previa de orzuelo. La blefaritis y el orzuelo causarán malestar e irritación de los ojos debido a la alteración de la superficie ocular y la película lagrimal. La sinusitis puede también causar dolor referido en el ojo, ya que los senos paranasales están situados cerca de la cavidad ocular y comparten muchos nervios sensoriales con ella. Asimismo, las pestañas giradas a menudo son causadas por una condición llamada epiblepharon de los párpados inferiores en los niños, cuando los párpados demasiado tensos hacen que las pestañas se dirijan hacia arriba y hacia adentro; en los casos leves, los ojos pueden sentirse algo incómodos y llorosos, mientras que en los casos graves pueden presentar visión borrosa debido a las constantes abrasiones corneales. Los ojos secos generalmente presentan molestias y cansancio oculares relativamente leves, mientras que los casos graves también pueden presentar fluctuaciones en la vista y la visión borrosa.

 

Respondamos a la siguiente cuestión, ¿qué hacer cuando su hijo tiene dolor de ojos? En realidad, el tratamiento depende de la causa del dolor ocular. Los casos infecciosos necesitan antibióticos para los ojos cuyo uso sea adecuado para los niños, mientras que la conjuntivitis alérgica se resolverá principalmente con gotas para los ojos antialérgicas y con evitar posibles fuentes alergénicas como polvo, ácaros, etcétera. Las gotas lubricantes para los ojos, preferiblemente sin conservantes, suelen ser útiles en la mayoría de los casos, ya sean ojos secos, abrasiones de la córnea, pestañas torneadas, conjuntivitis e incluso blefaritis. En la mayoría de los casos, una visita al médico de cabecera aclarará la causa y será suficiente un tratamiento adecuado en forma de gotas para los ojos. Por otro lado, los síntomas persistentes pueden requerir una derivación con un especialista oftalmológico para que se pueda realizar un examen ocular detallado y con equipo adecuado. Cabe agregar que el uso excesivo de computadoras y dispositivos móviles, a menudo contribuyen a la sequedad de los ojos, por lo que limitar el uso de tales dispositivos puede reducir la fatiga ocular y la sequedad en sus niños.

 

Esperamos que esta publicación les haya parecido amena así como útil, estimados lectores y lectoras, no olviden contactarnos si desean el respaldo de un oftalmólogo en Mérida Yucatán que se especialice en asuntos de pediatría

RetimediQ © 2019 | Facebook